Adesio consultoría dinámicas de juego Tao Appsamblea Adesio consultoría dinámicas de juego Tao Appsamblea

Dinámicas de juego en organizaciones, ¿en serio?

18/02/2020
¿Qué puede aportar el juego - los serious games u otras dinámicas lúdicas - a tu organización, a tu equipo? ¿Por qué los juegos serios van cobrando tanto protagonismo últimamente? Son una oportunidad para estrechar las relaciones laborales en tu equipo, creando confianza, cohesión, movilización, motivación y creatividad. ¿Te parece mucho? Te explicamos.
bullet

¿Juegas o trabajas?

¿Te pasa alguna vez encontrarte o incluso tener de jefe, un manager que considera cualquier actividad fuera de la rutina laboral como una perdida de tiempo? Proponer cualquier actividad que no sea producir de inmediato le produce una reacción epidérmica “¿por qué voy a pagar para no hacer nada?!”.
El juego pertenecería al ocio y sería fundamentalmente bueno prescindir de ello en el trabajo, donde las personas están para producir y crear valor. Hay que ser serios o no podrás ser eficaz.

Esta descripción es obviamente una caricatura, pero también sigue teniendo su realidad y da una idea de lo que puede ocurrir a veces cuando uno propone hacer una dinámica de juego en el trabajo, aunque sea algo serio.

Pero las cosas cambian.

Las dinámicas de juego cada vez más presentes en nuestro cotidiano personal y laboral.

Hoy los juegos van cobrando fuerza en el mundo del trabajo. La aparición de los “Serious games” desde el principio de los años 2000 es una prueba de ello, Lego Serious Play® siendo probablemente el más conocido de ellos. Existen cada vez más de estos juegos y la gamificación se impregna poco a poco en nuestro cotidiano. Algunos son digitales y otros muchos se viven en persona. Gamificación es un término que ya se encuentra muy a menudo en redes profesionales y también vemos cada vez más juegos en publicidades y encuestas.

¿Qué es la gamificación? Són dinámicas de juego integradas en un proceso que no es inicialmente nada lúdico, más bien lo contrario. A menudo pasan desapercibidas. Pueden ser cosas tan sencillas como un contador que te dice cuánto tiempo de espera te queda en una fila, que ya es una forma de gamificación para hacerte esperar más tranquilamente; o algún juego donde alcanzar un blanco tirando al arco (con el ratón del ordenador claro), consigues un descuento en tal o tal producto; o una encuesta donde tienes que contestar a X preguntas para ganar X puntos que te dan acceso a un sorteo.

Lo ves casi a diario en tus redes sociales, ¿verdad?

¿De dónde viene tanto interés repentino por las dinámicas de juego en las organizaciones?

Lo primero es lo primero, ¿de qué hablamos con jugar?

El juego se define como “una situación artificial (ficticia, fantasiosa) en la cual los jugadores (uno o varios de ellos) están puestos en situación de conflicto (de lucha, confrontación) los unos contra los otros, o todos juntos (cooperación) en contra de otras fuerzas. Esta situación está regidas por reglas (procedimientos, controles y cierre) que estructuran las acciones de los jugadores hacia un fin determinado, ya sea ganar (ganador/perdedor), ser victorioso (contra el azar, el ordenador, uno o varios jugadores) o tomarse la revancha contra un adversario.”

Sauvé, Louise, et al.

El juego es parte de lo que nos define

La Naturaleza nos enseña la fuerza del juego a diario. Basta con ver cualquier animal, a nosotros mismos de niños, o a nuestros hijos. Tanto los unos como los otros aprenden primeramente o incluso exclusivamente, por medio del juego (poniendo aparte algunas situaciones de miedo).

Los primeros años de un niño están casi exclusivamente dedicados al juego. Está ampliamente demostrado que eso es esencial para un buen desarrollo cognitivo. Obviamente vamos jugando menos a medida que pasan los años. ¿Por qué no aprovechar una oportunidad de aprender de manera eficaz y divertida siempre que se pueda?

Seguridad psicológica

El juego suele ser una gran ocasión para reírse, estar junto a nuestros amigos o seres queridos. En esos momentos donde nos lo pasamos bien, donde parece que el tiempo vaya más rápido, es precisamente cuando integramos conocimientos y maneras de ser más fácilmente. Vivimos las situaciones más intensamente, con los ojos muchísimo más abiertos que estando por ejemplo, simplemente sentado en una mesa escuchando al profesor hablar de teoría.

El juego crea otra cosa importantísima: seguridad psicológica. Según un estudio de Amy Edmondson de la Harvard Business School en empresas, más alto el grado de seguridad psicológica, mayor el grado de aprendizaje. El juego permite fomentar esa seguridad creando un entorno sin riesgos para los jugadores, donde pueden actuar sin que haya ninguna consecuencia nefasta posible en la vida real. En entornos de trabajo, eso puede por ejemplo llevar a personas a hacer preguntas que no se atreven a hacer normalmente, o poner a la luz un malestar para poder resolverlo (es muy difícil resolverlo si no se habla).

Dinámicas de juego para crear confianza y cohesión

Esas nuevas puertas que se abren para las personas les permiten expresarse y aprender a conocerse mejor las unas a las otras. Jugar con alguien crea una conexión de cercanía de forma natural y rápida. Incluso en contexto de relaciones conflictivas, podemos lograr abrir canales de comunicación porque el juego permite descontextualizar la situación y tomarse las cosas de forma menos personal.

El resultado inmediato de muchas dinámicas de juego es un incremento de la cohesión en el grupo o el equipo de personas que participan. Hablamos más fácilmente de lo que nos mueve interiormente y eso toca a las demás personas de inmediato en lo que tienen de más humano, sus emociones. Esa implicación emocional, esa confianza, es luego una base sólida para crear cohesión y dinámicas de grupo.

Un espacio virtual de entrenamiento

Los sabios taoístas nos hablan desde China de crear situaciones de “como si”, como una de las mejores formas de integrar conceptos y comportamientos nuevos. Se trata de pretender estar en una situación para tener una ocasión de resolverla sin que haya más consecuencia que no terminar o “perder” el juego si no logramos el objetivo. Creando estas situaciones, podemos probar soluciones múltiples sin riesgo. Luego estaremos mejor capacitados frente a las realidades de la vida y del trabajo. Dicho de otro modo, nos creamos un espacio virtual de entrenamiento.

Crearnos estas situaciones, es según los taoístas, una muy buena manera de superar los retos que podemos encontrarnos. Nos superamos pasando primero por estos entrenamientos y vamos siendo cada vez mejores. En una organización, esto se traduce en encontrar soluciones cada vez mejores a los retos que se presentan. Hacemos que las personas participen en la creación de estas soluciones y se involucren en testearlas. Una consecuencia inmediata es que se movilizan y se motivan hacia el proyecto común del equipo. La dinámica está lanzada.

Dinámicas de juego y creatividad

En muchos juegos, y en particular en Serious Games que se pueden usar en ámbitos de trabajo, tratamos justamente de crear ese tipo de situaciones. La reiteración, la repetición, permite probar, arriesgar, crear nuevas soluciones, nuevas formas de pensar, ¡y todo divirtiéndose!

Esta combinación de iteraciones junto con la seguridad psicológica que mencionábamos antes, es ideal para generar una cosa vital para las organizaciones de hoy en día: creatividad. Innovación. Conocimientos nuevos.

En muchas organizaciones se trabaja de forma mayoritariamente rutinaria. Pocas cosas varían de un día para otro y estamos en contacto casi siempre con las mismas personas. Hay pocas oportunidades de hacer conexiones nuevas. Esa situación es lo contrario de un espacio creativo, y el juego es una buenísima forma de compensar y plantear nuevas posibilidades, restaurando la curiosidad y las ganas de aprender de las personas.

Por ende el juego es una forma milenaria de progresar en nuestro camino, sea como persona o como organización. Jugar crea un espacio muy fértil para resolver situaciones de tensión, explorar nuevas oportunidades y formas de actuar, conocernos mejor y dar ganas de colaborar. En fin, es una forma muy adaptada al mundo actual donde los desafíos son tan grandes como las oportunidades que generan, dando nuevos ángulos de visión. Si te interesa el tema de las dinámicas de juego, de los serious games, y quieres saber más o incluso si quieres experimentar juegos con tu equipo, contáctanos.

¡Estaremos encantados de escucharte!

Nosotros proponemos actualmente 2 juegos, la Dinámica Tao y Explorers Game®.

Puedes descubrir nuestra presentación video del Juego del Tao pinchando aquí, ¡uno de esos juegos que acabamos de comentar!

Si te ha gustado este artículo o tienes cualquier consulta adicional no dudes en contactarnos o dejar un comentario aquí abajo.

Diseñamos dinámicas personalizadas para cada organización.

Puedes seguirnos también en LinkedIn, Facebook o Twitter para estar al día de todas nuestras publicaciones.